VILA FLORIDA

Almacelles Vila Florida de Catalunya

Curioso encontrar un municipio que en poco más de 10 años haya ampliado tanto el número y la calidad de las zonas verdes como Almacelles. Hablamos de la proliferación y la adecuación de zonas, hasta no hace mucho baldías y degradadas, en parques y jardines que han cambiado sustancialmente la imagen y la calidad de vida de los almacellenses y el resto de visitantes que se acercan. Veamos algunos ejemplos y damos un paseo por las principales zonas verdes de la ciudad.

 

El Parc de l’Aigua

Inaugurado en 2003, este espacio de 2.000 m2 se configura como una isla de verdor en medio del ensanche más moderno de Almacelles. Situado estratégicamente entre la Rambla de la Generalitat y la zona de crecimiento sur del municipio, da un respiro al paseante -especialmente en los días más calurosos del año- e invita a sentarse en sus bancos a la sombra de los enormes cipreses que presiden el espacio, los estanques en forma de media luna con surtidores de agua que refrescan el ambiente y las esculturas en hierro, obra de los arquitectos Daniel Navas y Neus Solé.

 

El Parc d’Europa

Un formidable espacio de 2,5 hectáreas de extensión, con un lago de 60 metros de diámetro y un surtidor en medio que centran una zona verde de dulces desniveles, atravesada por caminos que se extienden al abrigo de una gran variedad de árboles, aglutinados por áreas climáticas: mediterránea, de montaña, prepirenaica ... No hay que obviar el emplazamiento del Parque de Europa: entre la Rambla de la Ilustración y sus monumentos más significativos, como la Tribuna antiguo palacio de los varones de Esponellà que nos dan la bienvenida como si de un arco triunfal se tratara; la Fuente de Atenea, con sus saltos de agua y la estatua de la divinidad griega que ofrece protección a la ciudad; y más allá, donde la Rambla se cruza con la Av. de Josep Mas Dordal y en uno de los ángulos del Parque, se encuentra la plaza de les Llums, con el Obelisco de 23 m. de altura dedicado a los primeros colonos que repoblaron Almacelles el siglo XVIII, el cual en estos momentos, se trata del obelisco más alto de Cataluña.

En este marco, pues, se extiende esta gran zona verde, llamada a ser el gran pulmón del Almacelles. Fue inaugurado en 2013 y, además de un excelente lugar para pasear, se le quiso dar una finalidad divulgativa y que fuera también un lugar en el que aprender y reflexionar sobre el pasado, el presente y el futuro de Europa y de la villa de Almacelles como municipio catalán y europeo.

 

Se dibuja un recorrido por la Historia de Europa desde la Prehistoria hasta nuestros días y aún hacia el futuro, donde cada parada hay una pieza escultórica de hierro perfectamente integrada en el espacio y el ambiente natural del parque que permite una sinopsis del pensamiento y de la época en la que va referida, con tres leyendas grabadas con láser y un logo QR de enlace con la página web del Parque en la época concreta.

  

El Parc del Vilot

Posiblemente el lugar que ha sufrido una transformación más profunda, pasando de ser un antiguo vertedero de escombros en desuso a uno de los parques urbanos con más aceptación del municipio. Inaugurado en 2007, se trata de una zona verde de 10.000 m2. En él, además de un espacio ideal para hacer picnic y lugar excelente para el disfrute de los más pequeños, también se pueden contemplar los restos arqueológicos de lo que fue pueblo medieval de Almacelles. Se puede apreciar el empedrado de sus calles, buena parte de las casas, los hornos, diferentes dependencias ... En definitiva, un trozo de la historia de la antigua Almacelles congelada en este yacimiento, tal como quedó después de que fue arrasada y despoblada en 1642 con motivo de la Guerra de los Segadores. A tocar, otra de los iconos del municipio: el cerro del Vilot. La colina que preside la población y que le ha dado personalidad y alto.

 

Otros lugares de la Almacelles verde

Además de estos tres grandes parques urbanos, habría que añadir otras zonas verdes de visita obligada. Destacaríamos el cerro de Santes Creus, recuperado en gran parte como zona de recreo con su Paseo de las Letras y las plazas que la rodean, como la de Frederic Godàs, el espacio del Mestre Boix, la plaza del Tossal, la de Josep Carner o la de Marc Vitruvi. También podríamos hablar del recinto de las Piscinas Municipales en verano, el kilómetro y medio de ramblas arboladas de arriba abajo, y que cruzan la ciudad de norte a sur; o la zona boscosa de la sierra del Olivar, con la ermita de la Virgen del Olivar y el sendero de Mn. Modesto Soler, que transcurre por medio de la sierra y que nos muestra vistas de Almacelles desde uno de los mejores miradores naturales de la zona.

Per una Almacelles verda i sostenible

Hay que recordar que de un tiempo a esta parte, Almacelles está apostando por la conversión de nuevas zonas verdes atendiendo a unos criterios de sostenibilidad medioambiental. En este sentido, cabe citar el caso de la plaza de San Joan de Déu, donde se está llevando a cabo un proyecto en dos fases o ambientes. En una parte se intenta recrear la naturaleza de los campos que nos rodean, con olivos, vides y plantas aromáticas. Se acompaña el entorno de la plaza con piedra de escollera para simular los bancales de piedra seca antiguos que conformaban el paisaje rural de Almacelles. El suelo se cubre con corteza, a fin de evitar riegos innecesarios y dejar una capa de materia orgánica natural.

 

En esta misma plaza s'intengren los árboles ya existentes y se introducen nuevas especies mediterráneas (y de bajo mantenimiento). Se quiere dar pues, una continuidad en el contexto de nuevas zonas verdes sostenibles y amables con el entorno. También daremos especial protagonismo a un granado, ya que es el símbolo de la Orden de San Juan de Dios, es una especie autóctona y, además, se adapta perfectamente al clima continental almacellense.

 

Otro de estos lugares ajardinados recientemente es la Plaza de Santa Ninfa, donde también se intenta recrear un pequeño espacio espacio de la naturaleza, en este caso de la isla mediterránea de Santa Ninfa (Italia). Santa Ninfa es una ciudad de siciliana. Preside la plaza un dibujo a escala de la isla de Sicilia y se sitúa donde se encuentra esta ciudad, con la que Almacelles mantiene una relación de amistad. También hay reproducido un volcán, donde se sitúa un tobogán y se limita toda la plaza para zonas ajardinadas rodeadas de árboles que intentan hacer de muro natural de las grandes avenidas que la rodean.

 

La elección de los árboles y las plantas también han sido escogidas de entre las mediterráneas y las que se pueden encontrar en el sur de Europa. Curiosamente, también podemos contar con unos cipreses que nos dan la bienvenida, tal como era costumbre en la tradición clásica, y dos olivos traídas expresamente de la isla de Sicilia.