Medieval y moderna

 

Almacelles es un municipio con una historia muy particular. El municipio que hoy conocemos data de finales del siglo XVIII pero las últimas investigaciones históricas nos han demostrado que existió una Almacelles en épocas anteriores. Justo detrás del cerro del Vilot en la vertiente noreste, se encuentran los restos arqueológicos del pueblo de Almacelles que fue destruido según los textos antiguos durante la Guerra de los Segadores a mediados del siglo XVII.

Fue en 2005 cuando se descubrieron estos hallazgos con motivo del arreglo de un antiguo vertedero y la conversión de éste en el parque del Vilot. Las primeras intervenciones arqueológicas se iniciaron en la primavera del 2005 y se continuaron en el 2006, 2007 , 2008 y 2009.

En este año 2010 podemos decir que conocemos un poco mejor el pueblo de Almacelles y su gente durante los siglos XVI y XVII. Las intervenciones arqueológicas dirigidas por la arqueóloga del Ayuntamiento de Almacelles han permitido dejar al descubierto una gran unidad doméstica de planta irregular con unos espacios bien definidos como son una zona de almacenamiento, una cocina, un espacio destinado a estable, y un primer piso que seguro estaría destinado a las salas y habitaciones de la familia o familias que allí vivían.

También se ha podido ver que los espacios públicos tipo calle y plaza estaban hechos con pequeños guijarros de río y que la disposición de estos llegaba a ser bastante curiosa dado que dibujan motivos geométricos y vegetales.

A poca distancia de la unidad doméstica hay dos gran hornos cerámicos de planta circular que indican que había con toda seguridad una actividad alfarero importante. Y junto a estos un conjunto de pequeñas habitaciones bien pavimentadas que podrían estar destinadas a la actividad.

A pesar de que los hornos estaban, como el resto del yacimiento, arrasados ​​por el paso del tiempo, estos eran estructuras muy bien conocidas y en las que destacaba la cámara de cocción y de combustión, la parrilla que las separaba y la puerta de acceso. Eran recintos cerrados con bóveda, hechos con bloques de piedra y su funcionamiento era siempre el mismo. En una de las cámaras se hacía el fuego y en la otra las piezas iban cociendo. La existencia de dos hornos es inusual en nuestras regiones y este hecho indica que la producción de piezas de alfarería era importante en la zona. Hay que hacer especial mención que en la zona hay lugares bastante conocidos donde desde antiguo se ha extraído arcillas . También hay que decir que esta actividad alfarero ha perdurado hasta el siglo XXI.

Podemos llegar a la conclusión de que en aquellos tiempos, las familias que vivían en Almacelles se dedicaban a la ganadería pero también a otras actividades entre las que destacaba la alfarero.

En cuanto al material arqueológico aparecido a lo largo de las intervenciones arqueológicas destaca la cerámica vidriada en melado, en blanco y reflejo metálico, en blanco y azul, cerámica oxidada sin decorar, decorada en manganeso y cerámica gris. También han aparecido fragmentos de vidrio de pequeños recipientes, monedas, restos de metales, restos óseos y otros materiales en menor presencia.