Las Ramblas

 

Vista aèria de les Rambes
Vista aèria de les Rambes
Les Rambles
Les Rambles
Les Rambles
Les Rambles
Les Rambles

Las Ramblas de Almacelles
Un paseo de 1, 3 Km de historia, arte y ocio

La Rambla, o mejor dicho, las Ramblas de Almacelles son una de las arterias vitales y con más personalidad del municipio. De hecho, pocas ciudades de nuestro entorno pueden presumir de un paseo ininterrumpido de 1, 3 Km de largo y 30 metros de ancho. Unas ramblas que, además de sombra en verano, enriquecen el espíritu del paseante con esculturas, monumentos, flores y - en definitiva - con mucha vida durante todo el año. Esta es nuestra Rambla.

La Rambla de Almacelles nace cuando el verdadero polo económico de la población era la estación de ferrocarril y su entorno rebosante de naves, muelles de carga y descarga y viajeros de todo tipo y condición. Pronto se vio la necesidad de crear un gran vial que comunicara esta estación con el entonces carretera general. Este nuevo vial evitaría el paso de tráfico pesado por el centro urbano. Finalmente, el urbanista José Benedicto puso negro sobre blanco y la diseñó por primera vez en el proyecto de ensanche del nuevo municipio, proyecto que se aprobaría en 1909 y entraría en vigor en 1910.

Con el crecimiento demográfico de Almacelles y el ensanche previsto para Benedicto, el pueblo se extiende hacia el este y la Rambla empieza a configurarse como vial hacia los años sesenta. Finalmente, en 1970 se urbaniza según el proyecto del arquitecto Ángel Mejón y se le dedica al General Manso, con fuente y monumento conmemorativo incluidos.

Con la democracia se cambia la denominación y pasa a ser la Rambla de Catalunya (de la estación de ferrocarril en la calle Mayor) y la Rambla de la Generalitat (la calle Mayor a la calle de San Roque). En 1984 se decide sustituir el monumento por otro más democrático y se encarga al arquitecto Luis Guasch Fort, cambiar la antigua fuente para la obra Nominas Mudas, conocido popularmente como las Cuatro Barras y lugar de concentración cada 11 de Septiembre para hacer la ofrenda floral de la Diada. Con los años se añaden otras piezas escultóricas, como el Monumento a la Sardana , obra en forja del artista local Ramón Mur. En 2007 se renueva todo el paseo de la Rambla de arriba abajo y es el punto de partida de una prolongación hacia el sur con las Ramblas de la Ilustración y de Carlos III.

Si empezamos por la Rambla de Catalunya , desde la escalinata de acceso a la estación de trenes y en sentido descendente, nos encontraremos con el Monumento al Mundo del Ciclismo . Una original pieza que se levantó en conmemoración del centenario de la Vuelta Ciclista a Catalunya (único monumento conmemorativo al respecto) y que se inauguró en 2011 en el mismo lugar donde tuvo la llegada de una de las etapas de la Vuelta a Almacelles en 1976. 

Más abajo, cuando la Rambla se encuentra con la calle Mayor, y una vez pasadas las magníficas columnas salomónicas en ladrillo de las Cuatro Barras, nos cruzaremos con la fuente monumental . Este punto estratégico es donde se concentra el mayor número de terrazas y bares de este paseo y siempre es un lugar animado y lleno de gente, sea verano o sea invierno.

Más hacia el sur, y pasada la Rambla de la Generalitat , es donde empiezan las nuevas Ramblas. La primera es la Rambla de la Ilustración. La antigua tribuna neoclásica del Palacio de los varones de Esponellà de Almacelles y el único vestigio que se salvó de la demolición de este magno edificio del 1773, nos dará la bienvenida como si de un arco triunfal se tratara, abriendo al paseante una nueva perspectiva de la nueva Almacelles del siglo XXI.

Más adelante, un paseo de tuyas nos enmarca en medio la Fuente de Atenea. Una fuente de 18 metros de longitud, dividida en cinco estanques y tres saltos de agua. En medio del primer estanque y centrando la primera lámina de agua, se sitúa la escultura dorada de la diosa. En la mitología griega Atenea es la diosa de la sabiduría, de la artesanía y la protectora de la ciudad de Atenas y de otras muchas poblaciones. Desde este punto, se puede contemplar ponente el magnífico Parque de Europa , la zona verde más extensa de la población y lugar de encuentro de grandes y pequeños en medio de 2,5 hectáreas de árboles, esculturas, zonas infantiles y un lago artificial de 60 metros de diámetro. 

La Rambla de la Ilustración finaliza en la gran rotonda conocida como la Plaza de las Luces ; cruce de las ramblas con la Av.. de Josep Mas Dordal, el gran eje viario este-oeste del ensanche sur de la población. Esta plaza está presidida por el obelisco más alto de Cataluña (con 23 m. De altura). Su base está formada por un cuadrado de 2,5 m. por cada lado, que se va estrechando a medida que va subiendo hasta la cima y que termina en un piramidón metálico dorado, hecho de un misterioso aleación de metales que siguen una antigua tradición milenaria. < / p>

De esta plaza se inicia otra Rambla hacia el norte llamada de Carlos III , el último tramo que finaliza prácticamente en la misma vertiente de la Sierra del Olivar. Apenas en el primer tramo, se puede encontrar la escultura " Naturaleza. Vida. Cultura ", del escultor Ángel González. En ella se intenta integrar en un solo conjunto escultórico la cultura (en forma de un libro y una pluma) y la vida y la naturaleza (en forma de un árbol que sube hacia el cielo).

El significado y la ubicación es doble. Por una parte, tiene mucho que ver con el espíritu ilustrado de Carlos III, el monarca que auspició la repoblación de la nueva villa de Almacelles durante el siglo XVIII y su tarea ingente a favor de la cultura. No obstante, también se aprovechó el año 2013 en que se instaló para rendir homenaje al centenario del nacimiento de Salvador Espriu, una de las figuras capitales de las letras catalanas del siglo XX.

Como verán, cien años después del primer proyecto, las Ramblas de Almacelles son una atractiva realidad y uno de los mejores escaparates de nuestra villa. Una arteria vital que le permitirá tomar el pulso a nuestra ciudad ya su gente. ¡Os esperamos!